VIAJE POR LA RIVIERA MAYA MEXICANA

VIAJE POR LA RIVIERA MAYA MEXICANA

La visión de la pirámide de Kukulcán es estremecedora. No solo por sus dimensiones ya que (se alza casi a veinticinco metros del suelo), sino por la perfección de sus proporciones y la contundencia de su volumen. Y también por su carácter mágico. Esta pirámide, a la que los españoles llamaron El Castillo por su aspecto de fortaleza, es el centro del recinto arqueológico de Chichén Itzá, una visita inolvidable para todos los que viajan a la península mexicana de Yucatán, la cual es famosa por sus playas de arena blanca y aguas turquesas.

La milenaria ciudad se localiza casi 200 kilómetros al sudoeste de Cancún, inicio de la ruta por la denominada Riviera Maya. Al poco de tomar la carretera 180 hacia Chichén Itzá, se ven los cultivos de cítricos, maíz, calabaza y frijol que constituían la base de la alimentación maya. A menos de una hora del recinto arqueológico, aparece la ciudad de Valladolid. De trazado colonial, edificios blancos y de tonos pastel, con colmados y tiendas de imaginería religiosa, Valladolid es un excelente ejemplo de la arquitectura que los españoles introdujeron en México. Su amplio zócalo, flanqueado por la catedral y el palacio Municipal, es un lugar siempre animado, con mujeres que venden bordados y restaurantes que sirven platos típicos como las quesadillas (tortilla de maíz rellena de queso y otros ingredientes).

Tras recorrer unos 60 kilómetros más por la Riviera Maya, se llega a Tulum. Se trata de un recinto arqueológico muy singular por su situación, sobrevolando la costa y por su evolución histórica. Porque justo cuando el resto de las ciudades mayas iban siendo abandonadas, víctimas de su propio desarrollo, Tulum vivió su máxima prosperidad. El origen tardío de Tulum, hacia el año 1200, como puerto comercial hizo que perdurara más y que incluso llegara a enriquecerse en el siglo XV, como demuestran sus abundantes pinturas murales y sus múltiples construcciones. Es un placer pasear por la ciudadela, presidida por la pirámide llamada también El Castillo, que se abre a una plaza rodeada de pequeños y delicados edificio.

Fuente de referencia

National Geographic